Una aproximación personal a la Transformación Digital en Contabilidad

La “transformación digital” se ha convertido recientemente en un término de moda tanto en tecnología como en negocios.  Existen muchos artículos publicados en revistas o en la web relacionados a la explicación de dicha transformación, en su mayoría, señalando los beneficios implícitos y la necesidad de que los Gerentes de las Compañías apuesten por el cambio, que innoven para mejorar sus procesos y se adecuen a la gran transformación de los negocios que representa la integración de nuestros modelos de negocio convencionales a la tecnología vigente.  En resumen: el que no corre, vuela.

Ante dichas circunstancias, tanto a nivel mundial como local existe incertidumbre respecto al cambio.  De acuerdo al informe 2017 de BDO Global, el 88% de los CEOs que participaron en la muestra del informe, señalaron a la capacidad de adoptar la transformación tecnológica como una de las áreas para las que sus negocios están menos preparados a afrontar[i].  A nivel local, según el estudio “Empresas en el mundo digital”, realizada por Ipsos entre junio y julio de 2017, el 19% de las empresas consultadas tenían una estrategia clara para realizar su transformación digital, mientras el 39% sólo habían realizado conversaciones internas al respecto[ii].

En lo que respecta a la práctica profesional contable, la Administración Tributaria (SUNAT) ya comenzó con un proceso importante al introducir la facturación electrónica en el Perú.  Este hecho marcó un paso importante, pero aún faltan acciones para conversar de la transformación digital en la contabilidad.

Recientemente participé en un proyecto relacionado a la ejecución de la transformación digital en una organización. Pude comprobar de primera mano que existe información disponible al respecto en la web, leí artículos, me informé y revisé con el equipo de trabajo la situación de la organización.  Si bien existen muchos pasos a seguir antes de que la práctica contable en el Perú elimine el uso del papel en sus registros, lo cierto es que se pueden ejecutar muchas actividades previas que permiten optimizar procesos de forma digital.  Para lograr una transformación digital plena en contabilidad, será necesario esperar los cambios de parte de la Administración Tributaria para asegurar que ya no se requiere el documento físico para sustentar un registro u operación.

Es importante que los Gerentes de las Compañías revisen que oportunidades de mejora existen en sus organizaciones ahora y no solo “conversen” al respecto.  Si no se prioriza el cambio como parte de la estrategia de la empresa, realmente podrían enfrentar una extinción prematura.  Es necesaria la concientización y lectura en transformación digital, más aún si no es el área de experiencia profesional de uno y así evitar que los cambios toquen a nuestra puerta por la actualización de las regulaciones nacionales.  Hay mucho trabajo que hacer en nuestras organizaciones, hoy es el momento.

* Para más información contactarse con BDO Outsourcing.


[ii] “Solo 19% de firmas ya tiene encaminada su estrategia de transformación digital” Diario Gestión, Lima 21 de agosto de 2017, página 4