• Calidad Regulatoria y Simplificación Administrativa
Informe:

Calidad Regulatoria y Simplificación Administrativa

10 febrero 2017

Marco Palomino, Gerente de Consultoría |

Para que las empresas y ciudadanos puedan llevar a cabo sus actividades económicas tienen que cumplir con una serie de trámites administrativos ante diversas entidades públicas, en los gobiernos locales, regionales y centrales.


De esta forma, las empresas y ciudadanos tienen que incurrir normalmente en costos (tiempo y dinero principalmente) para cumplir con las exigencias que las entidades públicas les imponen. El problema es que, en la mayoría de los casos, los trámites administrativos suelen ser irrazonables, inflexibles, engorrosos o intrusivos, generando un impacto negativo al aumentar innecesariamente el costo de cumplimiento, encareciendo con ello la actividad económica de las empresas y ciudadanos. En el extremo, los malos trámites y las regulaciones que le dieron origen, o incluso la actuación inadecuada de las entidades públicas, pueden terminar constituyéndose en barreras burocráticas, ilegales o irrazonables, afectando con ello la productividad y competitividad de la economía.


Esta situación muestra un problema mayor que padece la administración pública en el Perú que se conoce como sobrerregulación, pues termina imponiendo un “impuesto ciego” a las empresas y ciudadanos, afectando su libertad, iniciativa empresarial y creatividad, lo cual ya ha sido advertido por la OCDE en el diagnóstico contenido en el Estudio de la Política Regulatoria del Perú (“Regulatory Policy in Peru: Assembling the Framework for Regulatory Quality”) presentado oficialmente en agosto de 2016.