This site uses cookies to provide you with a more responsive and personalised service. By using this site you agree to our use of cookies. Please read our PRIVACY POLICY for more information on the cookies we use and how to delete or block them.
  • Prácticas anticompetitivas en materia laboral en el marco de la pandemia COVID-19
Publicación:

Prácticas anticompetitivas en materia laboral en el marco de la pandemia COVID-19

04 setiembre 2020

Descargar la versión PDF (español)

Descargar la versión PDF (inglés)

La legislación vigente contiene una diversidad de disposiciones enfocadas en prohibir y sancionar las conductas anticompetitivas que pudieren producirse en el mercado. De dicho modo, se protege a los consumidores, evitando que las empresas incurran en actos perjudiciales a estos en el modo cómo ofrecen sus bienes y/o servicios.

Es importante considerar que dichas prácticas anticompetitivas no se encuentran limitadas en mercados de bienes o servicios dirigidos a consumidores intermedios o finales. Tal es así que pueden ser aplicadas en el ámbito laboral, entendiéndose a las entidades empleadoras como demandantes de un determinado servicio y a los trabajadores como los ofertantes del mismo; admitiéndose la configuración de conductas anticompetitivas en dicha relación.

Lo indicado según ha sido consignado en la “Guía Informativa sobre Acuerdos Anticompetitivos entre Empresas en el Ámbito Laboral”, publicado por el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual - INDECOPI.

Modalidades

Según lo indica la entidad precitada, en el marco del desarrollo de las empresas en  el mercado y de las relaciones laborales, pueden identificarse 2 modalidades de prácticas anticompetitivas:

  • No Poach, que consiste en el acuerdo celebrado entre empresas competidoras para no contratar trabajadores de la contraparte.
  • Wage Fixing Agreements, que consiste en el acuerdo para fijar montos específicos de remuneración o rangos de esta en los trabajadores de las empresas competidoras.

Estas prácticas pueden adquirir mayor presencia en el mercado nacional en el marco de la pandemia y del Estado de Emergencia Nacional en el cual nos encontramos actualmente. Ello por cuanto que, a razón del grave impacto económico que dichas variables han generado en el país, determinadas empresas podrían optar por adoptar estas figuras para reducir costos en su organización.

Sanciones

En este punto es importante considerar que la adopción de las prácticas aludidas puede constituir infracciones calificadas como leves, graves o muy grave; siendo con ello las entidades empleadoras pasibles de ser sancionadas con las siguientes multas:

  • En caso de infracciones leves, la multa podrá ascender hasta a 500 UIT, con un tope equivalente al 8% de los ingresos de la empresa infractora o de su grupo económico, de ser el caso.
  • En caso de infracciones graves, la multa podrá ascender hasta a 1,000 UIT, con un tope equivalente al 10% de los ingresos de la empresa infractora o de su grupo económico, de ser el caso.
  • En el caso de infracciones muy graves, la multa podrá ascender hasta el 12% de los ingresos de la empresa infractora o de su grupo económico, de ser el caso.

De igual manera, cabe destacar que, inclusive, podrán ser pasibles de multa los ejecutivos de las empresas que se hayan visto involucrados con las prácticas adoptadas, así como los gremios empresariales y asociaciones profesionales. En el caso de los ejecutivos, la multa podrá ascender hasta a 100 UIT, en tanto que en el caso de los gremios empresariales y asociaciones profesionales podrá ascender hasta a 1,000 UIT.

Consideraciones finales

Finalmente, de ser el caso que el INDECOPI declare formalmente la existencia de tales infracciones, los sujetos aludidos previamente podrán ser objeto de la interposición de acciones civiles por daños y perjuicios.

Es recomendable la implementación de un sistema de gestión y control de las prácticas inter-organizacionales que pueda mantener la empresa, autorregulando diversas medidas y procedimientos que permitan asegurar la no configuración de las prácticas a que se ha aludido en el presente artículo.

En BDO contamos con el equipo idóneo para asistir a nuestros clientes en la evaluación de sus procedimientos internos y asegurar la adopción de prácticas empresariales legales y óptimas. No dude contactarnos en caso de tener alguna consulta o solicitud.

Contactos

Carina Dávila, Gerente Legal, [email protected]

Andres Fassioli, Asistente Legal, [email protected]